Los nutricosméticos están formados por productos de sustancias naturales y minerales en forma concentrada de nutrientes, usualmente comercializados en varias formas que tratan la belleza desde el interior, pero como nutricionista tengo la opinión de que esto es algo que podemos regular desde nuestra dieta, conociendo la composición de cada alimento (como es el caso del aguacate) y desde el exterior con el uso de aceites esenciales y cremas.

 

Un claro ejemplo de todos estos alimentos que nos ayudan a conservar nuestra piel en el mejor estado es el aguacate, un alimento que podemos encontrar en el mercado durante todo el año y que nos  hará sentir bien por fuera y por dentro, siendo además apto para todas las situaciones (embarazo, deportistas, adolescentes, niños, adultos, ancianos ). Tiene un alto valor calórico ya que su mayor componente después del agua son las grasas, pero hemos de tener en cuenta que este tipo de grasas son monoinsaturadas (las mismas que el aceite de oliva) y son cardioprotectoras. Es rico en minerales como el potasio, el magnesio y pobre en sodio y vitaminas del grupo A, B y E (anitoxidantes naturales).

No es recomendable su consumo excesivo en personas con sobrepeso debido a su alto contenido calórico, ni en caso de enfermedad renal debido a su alto contenido en potasio.

Hoy en día el aceite de aguacate, se comercializa como producto de belleza en forma de  aceite, el cual se obtiene por la presión en frío del hueso y la pulpa ya que tiene un alto contenido en vitamina E, la cual es fundamental para conseguir una piel tersa y radiante y un cabello sano y brilloso. También podemos usar el propio aguacate aplicándonos masajes, incluso rozando la cáscara por el sitio deseado, después de una ducha o como mascarilla en el pelo, elaborándola con pulpa de un aguacate y dos cucharaditas de aceite de oliva, distribuyendo esta mezcla en las puntas del cabello, dejar actuar de 15 a 20 minutos y lavar.

En la cocina, el aguacate se usa como una hortaliza normalmente, ya que carece de sabor dulce. Lo podemos usar fresco: relleno de jamón, cangrejo, o lo podemos consumir en puré como guacamole, un puré de aguacate, aliñado con lima y acompañado de cebollas, tomates etc… No hay que olvidar que la sal se echa al momento de ser consumidos, para evitar que se tornen oscuros.  La mejor manera de consumir el aguacate es en crudo, como por ejemplo en ensaladas, ya que así evitamos pérdida de sus vitaminas por acción del aire y del calor. Otra opción muy saludable es la “Escalibada de Aguacate”, aquí te enseñamos como prepararla:

Ingredientes:

  • Tomate
  • Berenjena asada
  • Cebolla asada
  • Aguacate
  • Gambas cocidas

Elaboración:

Asar el pimiento, la cebolla y la berenjena mientras cocemos las gambas. Trocear todas las verduras a tiras finas (los pimientos pelados), mezclarlas todas y aliñar con un poco de vinagre de vino y sal. Pelar y trocear el aguacate en cuadraditos, pelar las gambas y añadir a la preparación anterior. Servir y a disfrutar 🙂

PIDE CITA AHORA