A lo largo de la historia han surgido muchos consejos relacionadas con la alimentación algunos verdaderos y otros equivocados. Hay muchos tópicos sin fundamento científico sobre la alimentación. A continuación citaremos algunos de los más frecuentes.

  1. El pan engorda

El pan por sí solo no engorda especialmente. Depende de su cantidad de consumo y de si se toma acompañado de ciertos alimentos (como alimentos grasos). Unos 50 gramos de pan contienen unas 125 calorías, el pan nos aporta hidratos de carbono complejos  que son necesarios para una correcta alimentación, nos aportan energía. Consume una pequeña porción de pan en las comidas, pero no lo acompañes de alimentos grasos ni lo mojes en salsas. Si quieres saber mas sobre el pan, lee nuestro post  “El pan”.

  1. Huevo y colesterol

La yema contiene un alto contenido en colesterol (500 mg por cada 100 g), pero muchos estudios ponen de manifiesto que los alimentos con colesterol no influyen tanto como se pensaba anteriormente en el aumento del colesterol en la sangre, ya que el cuerpo solo absorbe una parte del colesterol que procede de la dieta. La grasa saturada es mucho más responsable del aumento del colesterol en sangre. El huevo nos aporta proteínas de muy elevado valor biológico, una gran variedad de vitaminas y minerales, además de grasas insaturadas. Las personas de edad adulta sanas pueden consumir unas 3 o 4 huevos semanales.

  1. ¿Son las grasas necesarias?

Las grasas son necesarias en una alimentación equilibrada, al igual que las proteínas y los hidratos de carbono. Las grasas cumplen funciones importantes en nuestro organismo y por eso no deben ser eliminadas de nuestra dieta. Pero no todas las grasas son iguales ni se comportan de la misma manera. Hay algunas grasas que son más saludables que otras. Debe restringirse el consumo de grasas saturadas (presentes en alimentos de origen animal) e hidrogenadas o trans y preferir las grasas insaturadas  (aceite de oliva, pescado azul, etc.). Aunque una grasa sea más saludable que otra debe consumirse con moderación, ya que el valor calórico de las grasas son 9 calorías por gramos. Cocina con poco aceite.

  1. Cuanta más fibra mejor

Cuando consumimos en exceso la fibra puede dejar de aportar beneficios y provocar muchos problemas. La fibra dietética es l parte no digerible de los alimentos vegetales. La insoluble está presente en cereales y salvados y facilita el tránsito intestinal, ayudando a prevenir el estreñimiento. La insoluble está presente en las verduras, frutas y legumbres. Absorbe líquidos y se hincha, por lo que al llenar el estomago proporciona sensación de saciedad e impide que sigamos comiendo. No hay que recurrir a suplementos de fibra sin consultar al especialista, ya que su abuso puede provocar estreñimiento, irritación intestinal y en casos extremos, obstrucción fecal.

  1. El agua engorda durante las comidas

El agua no tiene calorías, así que no puede engordar, ni aunque se tome antes, durante o después de las comidas. Sí que es cierto que un vaso de agua antes de las comidas puede ayudar a que se coma menos en personas que estén a dieta. Pero beber agua durante las comidas es necesario, ya que al limpiar las papilas gustativas, permite apreciar mejor el sabor de los alimentos. Además ayuda a la disolución de los alimentos y as u digestión, además de facilitar la eliminación de líquidos y residuos. Si solo bebemos agua entre comidas, puede que no bebamos la cantidad que se necesita diariamente. Se recomienda beber agua a cualquier hora.

  1. Hay alimentos que adelgazan

Todos los alimentos aportan calorías, el principal condicionan es la ingesta de los mismos. Por lo tanto lo determinante es la dieta total, no hay un alimento concreto que haga perder peso. Hay que encontrar el equilibrio entre la energía que nos aportan los alimentos que consumimos y el gasto energético que tenemos.

  1. Los productos integrales tienen menos calorías

Los productos integrales suelen tener cantidades muy similares al producto integral, lo que realmente les diferencia es que los productos integrales poseen una cantidad mayor de fibra. La ventaja del consumo de productos integrales radica en que la fibra mejora el tránsito intestinal y tiene un poder saciante.

  1. Saltarse una comida adelgaza

Es un mal hábito. Se recomienda realizar 5 comidas al día, de esta manera controlamos nuestro sistema “hambre-saciedad”, ya que al repartir la ingesta en varias tomas al día no llegamos a la siguiente comida con un hambre excesivo que no haría comer más cantidad. Realiza 5 comidas al día, así evitaras comer compulsivamente y en exceso.

  1. Fruta antes y después de las comidas

La fruta aporta las mismas calorías, tanto si se toma después de las comidas como entre horas. Y de hecho, es uno de los alimentos menos calóricos. Lo que sucede es que como contiene fibra, aporta sensación de saciedad, y si se toma entre comidas, evita que se llegue a la siguiente comida con tanta hambre. La fruta aporta muchas vitaminas y minerales que son imprescindibles. Se recomiendan tres piezas de fruta al día, pero tampoco debemos excedernos en su consumo ya que son también fuente de azucares.

  1. Los alimentos “light” adelgazan

La comida light en sí misma no adelgaza sino que tiene menor contenido calórico que el producto original equivalente. Lee bien las etiquetas nutricionales. Los alimentos light no contiene sustancias que adelgazan sino que suelen llevar sustitutivos; por ejemplo, en lugar de azúcar, edulcorantes no calóricos. Si se quiere perder peso, tomar un producto light no significa que se pueda tomar toda la cantidad que se desee. Si quieres saber mas sobre los alimentos light, lee nuestro post “¿Son los productos light tan light como pensamos?.

PIDE CITA AHORA